Rojo rubí, con aromas de cerezas, grosellas negro y ciruela negra. Este Ensamblaje de edición especial con Syrah, Cabernet Sauvignon y Tempranillos es muy concentrado, rico en sabor, perfectamente equilibrado, y cuenta con un acabado satisfactorio y persistente.


Valle de Rapel, Chile

_____________

  • Olor: Marcadas notas a cereza negra, ciruela y suaves toques de chocolate negro.

  • Sabor: Taninos firmes y redondos, logrando gran equilibrio en boca.

  • Vista: Color púrpura oscuro

_____________


MARIDAJES:

Carnes rojas, queso manchego


LA LEYENDA DEL DIABLO


La leyenda de Casillero del Diablo comienza en 1883, cuando Melchor de Concha y Toro creó un misterioso vino, resultado de la cosecha de un par de cepas traídas de sus viajes por Chile. Don Melchor reservó sus mejores botellas dentro de una bodega, sólo para notar cómo éstas fueron desapareciendo poco a poco, fue entonces que decidió comenzar un rumor que mantendría alejados a los ladrones. Se decía que su preciada bodega de vinos tenía un guardián especial, el mismo Diablo en persona. El rumor se convirtió en leyenda y, hasta la fecha, esta sigue resguardando el misterio de Casillero del Diablo.



LA CREACION DE L ETIQUETA


Para revivir la historia de su creación, el artista Mr. Kone diseñó una etiqueta conmemorativa de la marca chilena, una interpretación visual de la leyenda de Casillero del Diablo. La ilustración digital se inspiró a partir de los personajes y elementos principales de su historia, al igual que escenas de la vida cotidiana que podrían acompañarse de una copa de vino. La paleta de colores de la etiqueta está basada en la misma de Casillero del Diablo, pero con una esencia mexicana caracterizada con vivos colores magenta, oro y morado.


EDICION LIMITADA


Únicamente se produjeron un número limitado de botellas con la etiqueta especial, y la intervención fue un obsequio exclusivo para dar a conocer la leyenda de Casillero del Diablo. Mediante una actividad interactiva de ‘Wine and Draw’, Mr. Kone junto con Sandra Gutiérrez, Sommelier en Jefe de Concha y Toro en México, nos contaron sobre el diseño de la etiqueta, historia y producción de Casillero del Diablo. Todo desde una perspectiva artística y acompañada con vino.


Con más de 130 años de maestría en vinos, Casillero del Diablo se sitúa como la “Gran marca chilena” por su relevancia en América Latina y el extranjero. Amables, frutales y listos para disfrutar en el día a día, sus vinos son perfectos para cualquier ocasión. Y ahora que ya sabes la historia de su misteriosa leyenda, podrás absorber completamente su experiencia enológica.

LA LEYENDA DEL DIABLO


La leyenda de Casillero del Diablo comienza en 1883, cuando Melchor de Concha y Toro creó un misterioso vino, resultado de la cosecha de un par de cepas traídas de sus viajes por Chile. Don Melchor reservó sus mejores botellas dentro de una bodega, sólo para notar cómo éstas fueron desapareciendo poco a poco, fue entonces que decidió comenzar un rumor que mantendría alejados a los ladrones. Se decía que su preciada bodega de vinos tenía un guardián especial, el mismo Diablo en persona. El rumor se convirtió en leyenda y, hasta la fecha, esta sigue resguardando el misterio de Casillero del Diablo.



LA CREACION DE L ETIQUETA


Para revivir la historia de su creación, el artista Mr. Kone diseñó una etiqueta conmemorativa de la marca chilena, una interpretación visual de la leyenda de Casillero del Diablo. La ilustración digital se inspiró a partir de los personajes y elementos principales de su historia, al igual que escenas de la vida cotidiana que podrían acompañarse de una copa de vino. La paleta de colores de la etiqueta está basada en la misma de Casillero del Diablo, pero con una esencia mexicana caracterizada con vivos colores magenta, oro y morado.


EDICION LIMITADA


Únicamente se produjeron un número limitado de botellas con la etiqueta especial, y la intervención fue un obsequio exclusivo para dar a conocer la leyenda de Casillero del Diablo. Mediante una actividad interactiva de ‘Wine and Draw’, Mr. Kone junto con Sandra Gutiérrez, Sommelier en Jefe de Concha y Toro en México, nos contaron sobre el diseño de la etiqueta, historia y producción de Casillero del Diablo. Todo desde una perspectiva artística y acompañada con vino.


Con más de 130 años de maestría en vinos, Casillero del Diablo se sitúa como la “Gran marca chilena” por su relevancia en América Latina y el extranjero. Amables, frutales y listos para disfrutar en el día a día, sus vinos son perfectos para cualquier ocasión. Y ahora que ya sabes la historia de su misteriosa leyenda, podrás absorber completamente su experiencia enológica.

¿SYRAH ó SHIRAZ?

syrah y shiraz son la misma cosa. La uva, que originalmente se conocía en Francia como syrah, adoptó el nombre de shiraz al viajar desde Europa hasta las Antípodas para convertirse en su variedad más emblemática, la que da sentido a las exportaciones y acapara el mercado norteamericano desde los años 90. Fue cosa de los australianos llamarla a su manera, quizás inspirados por el pueblo de Shiraz de la antigua Persia, donde algunos quieren encontrar su incierto origen. Otros aseguran que fueron los romanos quienes la plantaron en el sur de Francia.

Que en la botella ponga uno u otro nombre responde simplemente a una decisión de marketing. El objetivo es identificar el vino con un estilo definido que el cliente aventajado empieza a comprender. Syrah se acerca a la manera elegante y profunda del Ródano y a los vinos chilenos de Limarí, San Antonio o Casablanca, muy florales y minerales, mientras que shiraz se reconoce en esos climas cálidos que aportan al vino más dulzor de fruta y alguna nota ahumada.

Embaucadora y poderosa, compleja y atractiva, syrah o shiraz, produce vinos de larga crianza, densos y potentes si se vinifica sola, o afrutados y fáciles de beber cuando se empareja con la garnacha. Es la uva que hace que te lleves la copa a los labios una y otra vez mientras te preguntas por qué te gusta tanto.

La respuesta es sencilla: por su personalidad. Su color violeta intenso enamora a primera vista, pero la belleza de la syrah está en el interior. Es una uva fuerte, con carácter, rica y estilosa, pero también alegre, extrovertida y despreocupada. Muy francesa y muy australiana a la vez. Una uva todoterreno que se adapta a climas y terrenos muy distintos lo que le permite mostrar todas sus caras. Puede hacer vinos ligeros y frescos perfectos para acompañar pescados grasos, pero también puede sorprender con vinos intensos y untuosos, generosos en su grado alcohólico, capaces de lidiar con cordero o carnes rojas.